Cuidados

Hipertensión arterial

898Visitas

Es una enfermedad crónica frecuente en la población, con una fuerte predisposición genética e influenciada por factores como alimentación, estilo de vida, etc.

En la actualidad se define como un desorden cardiovascular complejo que determina cambios en el funcionamiento y estructura del corazón y el sistema cardiovascular. Una vez presente es posible controlarla pero no revertirla completamente, afectando en algunos casos los denominados órganos “blancos”, sobre los que repercute la enfermedad, corazón, riñones, cerebro, entre otros; llevando a su vez a otras enfermedades como deficiencias renales, infartos, accidentes cerebrovasculares y muerte prematura.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, uno de cada tres adultos en el mundo es hipertenso y estas personas duplican la posibilidad de padecer complicaciones cardiovasculares en comparación con la población que no la padece.

Tipos de hipertensión:

Hipertensión: cuando las cifras tensionales son mayores o iguales a 130/80 mmHg. (American Heart Association/American College of Cardiology, 2017).

Hipertensión de túnica blanca: es la que se da cuando estamos en presencia de profesionales de la salud, pero no en la cotidianidad.

Crisis hipertensiva: se da cuando se detectan valores por encima de 180/120 mmHg, estas personas requieren medicación u hospitalización para detectar si hay daño en los órganos.

Es fundamental el control para un diagnóstico precoz, utilizando una técnica adecuada para la medición de la presión arterial y un promedio de tres lecturas realizadas en ocasiones diferentes. Dichos controles pueden ser realizados por personal de salud y/o el propio paciente.

Hay varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecer esta enfermedad: sedentarismo, estrés, tabaquismo, diabetes, dislipemia (valores de colesterol alterados), dieta inadecuada, edad la evidencia indica que a mayor edad mayor prevalencia de esta,  sobrepeso/obesidad, viéndose que aumenta la frecuencia de la hipertensión en forma lineal con el aumento de peso.

Los cuidados para controlar la hipertensión:

Restricción en el consumo de sal, se ha demostrado que la reducción en el consumo de sal, disminuye la presión arterial en hipertensos de 4 a 5 mmHg.  Seleccione en su lugar condimentos y hierbas aromáticas como orégano, perejil, limón, adobo, pimienta, nuez moscada.

Debemos consumir diariamente al menos tres porciones de frutas y medio plato de verduras en almuerzo y cena, puede ser en crudo o cocidos. Prefiriendo las de estación que son más económicas. Estas son ricas en potasio que ayuda a estabilizar los valores.

Elegir aquellos alimentos con bajo contenido graso, como cortes de carnes magros, lácteos descremados.

Consuma de dos a tres veces por semana pescados ricos en omega tres como atún, pescadilla. También  ayudan a regularizar los valores de hipertensión.

Utilizar aceites ricos en omega tres para agregar a las comidas en crudo, como aceites de soja, canola, oliva.

Acompañe estas recomendaciones dietéticas con ejercicio, ya que además de regularizar el peso, disminuyen los valores de presión arterial.

Es importante además de aplicar de estas recomendaciones consultar tanto con un  Médico como con Nutricionista para un tratamiento adecuado a cada persona. 

 

 

 

Deja una respuesta