Cuidados

Cuidados en el embarazo

920Visitas

El embarazo es un estado, que requiere ciertas atenciones,  la alimentación es uno de los primeros cuidados que se deben brindar al niño desde la gestación, la misma debe ser variada, aportando algunos nutrientes que se requieren en mayores cantidades, para cubrir las necesidades nutricionales que se encuentran aumentadas.

Nutrientes claves:

Hierro: su principal función está relacionada al transporte de oxígeno, se requiere hierro adicional en esta etapa para ayudar al volumen sanguíneo aumentado, al  crecimiento del feto y  pérdida de sangre durante el parto. Su deficiencia genera anemia, por este motivo se suele suplementar a las embarazadas con hierro medicamentoso. Las principales fuentes se encuentran en carnes, legumbres y vegetales de hojas verdes.

Calcio: este nutriente es importante en todas las etapas de la vida, pero especialmente en los periodos de crecimiento, embarazo y lactancia.  Si la ingesta de calcio es baja, el organismo utilizara el calcio de los huesos para estabilizar los niveles. El calcio se encuentra principalmente en leche y productos lácteos, legumbres, espinaca, brócoli. Se debe tener en cuenta que las fuentes vegetales, son ricas en acido oxálico, compuesto que impide absorber todo el calcio disponible.

Omega 3: Este tipo de ácido graso poliinsaturado es esencial en el desarrollo del feto, tienen importantes actividades biológicas en la formación de estructuras celulares, el cerebro fetal se forma precozmente, donde gran parte de la estructura son lípidos, guardando estrecha relación con el estado nutricional de la madre, la placenta tiene transporte preferencial de estos lípidos hacia el final del tercer trimestre. Las principales fuentes son aceites (soja, canola), pescados grasos (palometa, pescadilla, atún, sardinas), semillas (linaza, chía), frutos secos.

Ácido fólico (Vit. B9): el termino folato se utiliza para denominar las formulas naturales y las formas químicas de esta vitamina, el ácido fólico es la forma más estable y su función está ligada a la síntesis y reparación del ADN, importante para el crecimiento y desarrollo cerebral. La biodisponibilidad al consumirla en alimentos es de aproximadamente 85% y del 100%  en forma medicamentosa, en cambio en su forma natural es muy inestable ya que se destruye fácilmente por el calor y la exposición al oxígeno.  Las fuentes naturales son las hojas verde oscuro, leguminosas, germen, levadura, maíz, maní naranjas y frutillas. En nuestro país por la ley Nº 18071 se fortifican las harinas con este nutriente, que es un alimento consumido por toda la población. Los requerimientos de están aumentados en esta etapa, especialmente hasta la semana 14, su deficiencia se asocia con el riesgo de defectos en el sistema nervioso. Razón por la que se recomienda consumir las 3 formas de ácido fólico.

Recomendaciones generales:

Realizar una alimentación saludable, cumpliendo todas las comidas principales.

Consumir en desayuno y merienda lácteos, al menos 3 porciones diarias (leches, quesos, yogur, postres lacteos).

Incorporar a las preparaciones habituales verduras medio plato en almuerzo y cena (crudas y cocidas) y frutas al menos 3 al día, para asegurar el aporte de vit y minerales.

Consumir carnes, leguminosas y huevos para asegurar el aporte de hierro.

Limitar el consumo de alimentos ricos en grasas y azucares, para controlar el incremento de peso.

Evitar refrescos principalmente las versiones colas, bebidas como café, té y mate en grandes cantidades  ya que  interfieren en la absorción del calcio.

Si el hierro genera molestias digestivas se puede consumir antes de dormir, para evitar malestares.

 Ante Náuseas y vómitos: realizar pequeñas ingestas, preferir alimentos fríos, de sabores suaves. Seleccionar alimentos secos: pan tostado, galletas, frutas cocidas.  Evitar alimentos ricos en grasas, ácidos, muy dulces o condimentados. Masticar bien y comer despacio.  Consumir líquidos sin gas.

Si el tránsito intestinal esta alterado, consumir abundantes líquidos, de preferencia fríos. Incorporar a la alimentación frutas, verduras,  panes integrales, arroz integral, lentejas, avena.  Agregar aceite en crudo  a las preparaciones  antes del consumo. Destine tiempo para movilizar  y responda al deseo defecatorio.

Realizar actividad física acorde al transcurso del embarazo, para controlar el peso y preparar el cuerpo para el parto, previa consulta con el médico.

Es importante la consulta con un Lic. en Nutrición para prevenir y/o corregir deficiencias y adaptar las recomendaciones a cada situación.

Deja una respuesta