Análisis Lic. NutriciónRecomendaciones

Mi niño no quiere come verduras

Técnicas para que los niños coman verduras

456Visitas

La educación a hijos es también un proceso de aprendizaje para los padres. Esto incluye lo referido a la alimentación. Lo importante es que los padres estén bien informados al momento de tomar las decisiones.

<Mi niño no quiere come verduras>; Es una de las situaciones que se le presenta por parte de padres a los profesionales de nutrición. Los casos no son iguales si bien pueden tener puntos en común.

Iremos con casos que en mi carrera profesional me he topado, para así hacer este post más didáctico.

Tiempos de comida

Ordenar y tener fija la hora de las comidas es como tener la hora fija para lavarse los dientes, dormir, levantarse para ir a trabajar o estudiar, o esa hora donde vamos la práctica deportiva. Por lo general de todas estas actividades, la alimentación es la que menos planificada suele estar.
Un ejemplo muy común es que el niño come grandes cantidades de alimentos entre los tiempos de comida, y a la hora de almorzar o cenar en familia el niño no tiene apetito y solo come aquello que le atraiga más al paladar. Y esas comidas a deshora suelen ser alimentos no saludables. Por lo tanto tener estipulada y planificada las horas de las comidas es fundamental.

Variedad

El niño debe probar nuevos sabores, aromas y texturas. Esto no sucede de un día para otro. Por lo tanto mantenga la calma y la paciencia, que de a poco irá experimentando y asimilando los nuevos menús.
Los nuevos platos deben presentar variedad en verduras, así como diferentes formas de preparación; esa es la variedad de un menú semanal.

Pongamos algunos ejemplos:

Plato 1 – Tortilla de papas acompañada con  tomates cortados en cubitos y zanahorias sofritas en bastones.

Plato 2 – Un salpicón de arroz con verduras acompañado de un soufflé de zapallitos.

Plato 3 – Una porción de pollo acompañado con papas y espárragos al horno.

Plato 4 – Guiso o estofado. Hay preparaciones que contienen varios grupos de alimentos, entre ellos las verduras. Un Guiso saludable lleva arroz, verduras, tubérculos como papá o boniato, y algo de carne que no sea embutidos y enlatados.  Es una preparación muy completa desde lo nutricional.
El estofado también es una preparación muy completa que lleva papa y verduras.
Además tenemos el guiso de lentejas para incorporar a dicha legumbre; arroz y lentejas, donde también se suelen agregar verduras como zanahoria.

Plato 5 – Medallones de verduras con puré de papas o boniato.

Plato 6 – Croquetas de verduras. Aquí podemos agregar queso o bien que la croqueta sea una combinación de arroz y verduras o de puré de papas y verduras.

Plato 7 – Empanadas de verduras. Aquí podemos agregar queso o bien realizar una combinación donde la empanada tenga pollo y verduras o pescado y verduras.

Plato 8 – Polenta o fideos con aceite y queso o salsa de tomate acompañada de espinaca o acelga con salsa crema.

Plato 9 – Sopa tradicional. Otra preparación muy completa que  lleva acelga o espinaca, mazorca de maíz, papá, boniato, zapallo, puerro.

Plato 10 – Tartas de verduras.

Que comience de a poco

Es probable que el niño no comience consumiendo todo lo que se le ha ofrecido. Eso no es un drama. Lo importante es que de a poco vaya comiendo más de esa verduras y preparaciones caseras en general.

Cocinar con los niños

Siempre que podamos, dedicar unos días a la semana a cocinar con los niños. Están en una etapa que absorben conocimientos y hábitos que podrán mantener a lo largo de la vida. Si usted no es muy bueno en la cocina es el momento ideal para ir aprendiendo con su hijo. Son ese tipo de actividades que perdurarán en la memoria del niño y la suya. Esos momentos que quedan grabados. Mientras cocinan pueden hablar de música, de fútbol, de películas, y a la vez de las preparaciones; cómo modificarlas, qué agregar como nuevo ingrediente a la receta, qué cocinarán al otro día.

Ni premios ni castigos

De nada vale castigar a un niño por no comer verduras. El niño se sentirá culpable y amenazado, y la alimentación es todo lo contrario a esos sentimientos. Debemos generar un ambiente ameno, tranquilo, de respeto y enseñanza.
Tampoco valen los premios porque es el mismo juego que el del castigo.

Educar y predicar con el ejemplo

Los anteriores puntos no servirán de mucho si no se predica con el ejemplo. El niño replica el comportamiento de sus padres. Si los padres no consumen verduras el niño no consumirá verduras. Si los padres consumen alimentos insanos el niño pedirá alimentos insanos. Y esto es algo que repercute en la salud del niño y toda la familia. Algunas veces el niño consume verduras en el centro de estudio junto a sus compañeros, pero en su hogar no las consume. Otras veces también consume pocas verduras en el centro de estudio. Se debe predicar con el ejemplo y además educar; esto último se hace con comentarios a la hora de preparar la comida y en la mesa.

Pongamos ejemplos:

1 – Me encantan las verduras y hacen bien para el corazón.

2 – Las verduras tienen muchas vitaminas y minerales que me mantienen sano y activo.

3 – Las  verduras hacen bien para la salud de nuestro aparato digestivo.

4 – Qué ricos son los tomates con aceite de oliva.

5 – Me encanta el soufflé de zapallitos, verdura y huevo, muy nutritivo.

6 – Cómo disfruto de un guiso calentito en invierno.

Espero pueda llevar a la práctica estos consejos. Atentamente Sebastián.

Deja una respuesta